AVANCE.....
 Noticia del día
 Última hora
PERSONAJES
 Aplauso
 Repulsa
INTERNET
 Alojamiento
 Alta buscadores
 Diseño
 Dominios
DIETAS - SALUD
 Balnearios
 Como engordar
 Dietas...
COCINA FÁCIL
 Gastr. Andaluza
 Postres
 C. Vegetariana
PUBLICIDAD
 Para tu empresa
 Banners
 Registro empresas
SUERTE/FORTUNA
 Horóscopos
 Sorteos
PRENSA ROSA
 Hola
 10 minutos
 QMD
 Ragazza
 Mujer Actual
 Semana
 El Jueves
 Interviu
 Vogue
 Casa Estilo
 Elle Deco
 AR
 Elle
 Mujer 21
 Revista Glamour
 Telva
 Gala
 TodoEllas
 ...
Añadir a Favoritos

Dieta Rápida

 

"Comida rápida" es la traducción exacta al castellano de la inglesa
"Fast Food". Comer deprisa no es un hecho excepcional en una vida
en la que prácticamente todos y todo lo hacemos deprisa, ¿por qué
entonces traducimos muchas veces "Fast Food" por "Comida Basura"?.
¿Qué se esconde detrás de una hamburguesa? ¿Por qué está
desaconsejada este tipo de comida? ¿Qué hay de verdad y de mentira
en la mala prensa de la "Fast Food"?

El "sandwich" no es, desde luego, un invento reciente. Como
tampoco lo son los castellanizados "emparedados" o los comerciales
"bocadillos". Comer "de tapas", picar o "ir de raciones". ¿Existe un
catálogo de alimentos "fast food"?

La voz "fast food" nace en Norteamérica como respuesta a una serie
de hábitos alimenticios que la sociedad ha ido adquiriendo en los últimos
años y que se encuentran íntimamente relacionados con un estilo peculiar
de vida. Aunque en un primer momento los puntos característicos de este
estilo de vida se asociaron a determinadas profesiones (ejecutivos,
agentes de bolsa, ...), con el tiempo quedó sobradamente demostrado
que los "yuppies" no eran los únicos que sufrían el síndrome "contrarreloj".

Paralelamente, la cultura "fast food" fue haciéndose extensiva a todos los países del "mundo desarrollado" convirtiéndose además, en suculento negocio exportable a otras partes del mundo no tan desarrolladas. El estilo de vida fue catapultado a los altares cuando las imágenes de un mundo rico y sin carencias se asociaron a la imagen corporativa de una hamburguesería. La "fast food" había dejado de ser una categoría alimenticia para pasar a ser una categoría filosófica.

Hoy somos perfectamente capaces de distinguir una serie de iconos como característicos de esta cultura. Muchos de estos iconos tienen que ver con la comida, otros no. En un intento de llegar a la raíz etimológica de la "fast food" desnudándola de todos estos accesorios, ¿realmente son "comidas rápidas" todos los alimentos típicos de la "fast food"?, ¿existen otras comidas no asociadas a la "fast food" que sin embargo podrían denominarse como "rápidas"?

Comida rápida podría decirse de cualquier receta gastronómica cuyo tiempo de preparación es mínimo y que no requiere de ceremonias para su degustación, de modo que el acto de "comer" puede reducirse a su mínima expresión pudiéndose emplear el tiempo libre restante a otras actividades. Con esta definición y como apuntábamos al principio, los bocadillos, sandwichs, emparedados, pulguitas, etc... tendrían su sitio en la "fast food", junto con las hamburguesas y pizzas tan representativas.

Por sí sola, la comida rápida no es mala o buena, más o menos nutritiva o nociva. Comer un bocadillo o una hamburguesa un día que llega no es contraproducente para la salud. Sí es peligroso acogerse a la "fast food" volviendo a tomar esta expresión en su sentido cultural más amplio. Es aquí donde se han disparado las voces de alarma y donde dietistas y otros profesionales de la salud han comenzado una campaña de información educativa que muestre a la población la cara más fea de la "vida rápida".

La dieta "fast food" puede caracterizarse, desde un punto de vista nutritivo, por:

- No ser equilibrada, potencian el consumo de azúcares simples y las grasas saturadas en detrimento de otras substancias como los hidratos de carbono complejos.

- Las frutas, legumbres, hortalizas y verduras cumplen un papel absolutamente secundario, si no inexistente en muchos casos, con la pérdida en cuanto a vitaminas, minerales y fibras, entre otras substancias, que ello supone.

- Predominan las carnes, como base de cocina, frente a los pescados, incrementándose así la ingesta de proteínas y grasas de origen animal.

- La ingesta de lácteos es baja. Los postres que se consumen suelen ser ricos en grasas, colesterol, aditivos...

Los estadios carenciales que provocan la falta de estos nutrientes esenciales para el organismo, derivan en una pérdida de la salud que se materializa en enfermedades como:

- Obesidad.
- Problemas cardiovasculares.
- Hipertensión.
- Anemias, etc.

Una de las grandes preocupaciones de los profesionales de la salud es el calado que la cultura "fast food" tiene entre los niños y los jóvenes. Estudios recientes demuestran el incremento de casos de obesidad, problemas cardiovasculares, ... entre los componentes de estos grupos de población. En EE.UU., entre un 15% y un 20% de los escolares padecen principios de obesidad y en España, la cifra se aproxima al 7%.

A la enfermedad en sí misma hay que sumarle, en el caso de los más jóvenes especialmente, los problemas psicológicos consecuentes: dificultades de relación social por rechazo, transtornos de la alimentación como la bulimia o la anorexia nerviosa...

Como decíamos al principio, lo perjudicial para la salud no es recurrir a una "comida rápida" un día determinado. Esto, salvo prescripción médica diferente, es absolutamente inocuo. Lo perjudicial para la salud es convertir en hábito la alimentación "fast food" y, porque no decirlo, la cultura "fast" con todo lo que supone.

Detrás de esta cultura hay un negocio millonario que mueve, sólo en España, cerca de 200.000 millones de pesetas al año y la cifra va increscendo. En EE.UU., el 70% de la población come habitualmente en establecimientos de "fast food". El régimen de franquiciado que establecen la mayoría de las cadenas de "fast food" ha contribuido a un crecimiento espectacular que arroja datos como el que nos dice que una conocida hamburguesería cuenta con cerca de 20.000 establecimientos repartidos por todo el mundo, que cada poco más de 12 horas se abre uno nuevo en cualquier parte y que la facturación media anual por cada uno de ellos es de aproximadamente 350 millones de pesetas. Unos números más que apetitosos.

 

Volver


 
  Copyright © Portal Mundo World, S.L.
Todos los derechos reservados
Gestion y Marketing en Internet

SALUD-DIETAS
PORTALMW
Página de Inicio
ACTUALIDAD
ÁREA COMERCIAL
ENLACES
CULTURA
VIAJES
SERVICIOS
Economía
El Tiempo
Deportes
La Bolsa
Noticia del día
Política
Sociedad
Última hora
Tiendas
Subastas
Subastas B2B
B2B (Comercio)
Anuncios clasificados
Empresas
Web's
Ciencia
Derecho
Motor
Prensa Nacional
Prensa Rosa
Prensa Internacional
Museos
Educación
Arte
Teatro
Literatura
Mundo Cultural
Agenda Cultural
Cine
Reservar Alojamientos
Buscadores
Test de Velocidad