AVANCE.....
 Noticia del día
 Última hora
PERSONAJES
 Aplauso
 Repulsa
INTERNET
 Alojamiento
 Alta buscadores
 Diseño
 Dominios
DIETAS - SALUD
 Balnearios
 Como engordar
 Dietas...
COCINA FÁCIL
 Gastr. Andaluza
 Postres
 C. Vegetariana
PUBLICIDAD
 Para tu empresa
 Banners
 Registro empresas
SUERTE/FORTUNA
 Horóscopos
 Sorteos
PRENSA ROSA
 Hola
 10 minutos
 QMD
 Ragazza
 Mujer Actual
 Semana
 El Jueves
 Interviu
 Vogue
 Casa Estilo
 Elle Deco
 AR
 Elle
 Mujer 21
 Revista Glamour
 Telva
 Gala
 TodoEllas
 ...
Añadir a Favoritos

DIETA PARA CUANDO EL
TERMÓMETRO SUBE.

 

Por fin ha llegado el buen tiempo, los días largos y llenos de luz y de
sol, de playa y de piscina, de paseos y terrazas. Puedes enterrar en
el fondo del armario abrigos y mantas, desterrar los jerseys al maletero,
colocar las botas de invierno en el lugar más recóndito del zapatero y
prepararte para sacar ropa y atuendos de verano: sandalias y
camisetas, vestidos frescos y bañadores, faldas de vuelo o camisas
de manga corta. Hay que prepararse para el calor.

Pero aunque no nos demos cuenta, de igual forma que nosotros
preparamos nuestra casa y atavíos para la estación estival, nuestro
cuerpo también se va preparando para el calor del verano. Acusa los
cambios de su entorno y se adapta para compensarlos, para funcionar
en condiciones óptimas, es decir, para que tú te sientas bien. Y en
este sentido podemos ayudar al organismo a sentirse mejor y combatir
los problemas o los posibles riesgos que conllevan las altas
temperaturas mediante algo tan sencillo y tan complicado como la dieta.

Con respecto a los riesgos, dos son los puntos sobre los que el calor influye de forma categórica en la alimentación y los alimentos: uno es la deshidratación y el otro las intoxicaciones. Con respecto a la deshidratación, las altas temperaturas favorecen la perdida de agua y por tanto de sales minerales a través de la transpiración y el sudor, sin mencionar la influencia que pueden tener las diarreas o insolaciones en este tema. Para compensar la pérdida de agua, se recomienda beber un mínimo de dos litros de agua al día y aumentar el consumo de frutas y verduras.

Las intoxicaciones también pueden convertirse en un serio problema en épocas en que el termómetro ha decidido sobrepasar los 30 grados. Las altas temperaturas favorecen el rápido deterioro de los alimentos, por lo que hay que tener exquisito cuidado en consumirlos muy frescos, guardarlos en el refrigerador, fijarnos bien en el momento de comprarlos y abstenernos de prepararlos si el producto no nos merece confianza. Merecen mención especial en este tema por un lado las salsas y productos elaborados a base de huevo y por otro lado los mariscos y pescados que por ser muy perecederos deben consumirse muy frescos.

Pero volviendo a la dieta del verano, hemos indicado que el organismo tiene dos trabajos extra frente al calor: mantener la temperatura corporal adecuada y evitar la pérdida de agua. La forma de ayudarle en ambos casos es a través de una dieta que contribuya a compensar estos problemas, siempre teniendo en cuenta que el aporte nutricional y vitamínico debe ser el mismo que en épocas invernales.

En la dieta del verano lo primero que debemos incorporar son las frutas. Todas son recomendables sobre todo porque son una fuente de vitaminas, pero en estos meses son especialmente recomendables, sobre todo aquellas que tienen más agua como la sandía o el melón. Podemos consumirlas solas, lavadas siempre cuidadosamente o prepararlas de mil formas, desde una macedonia hasta mezcladas con nuestras hortalizas favoritas para conseguir una exótica ensalada.

Y si hablamos de ensalada, plato por excelencia de verano, no podemos dejar de citar a las verduras y hortalizas. Ricas también en agua y vitaminas, además nos proporcionarán minerales que nos ayudan a compensar los que perdemos a través del sudor. También en este caso debemos lavarlas con agua abundante. La forma más apetecibles de prepararlas en los meses veraniegos es en ensalada, plato que no puede faltar en la cocina de verano. Las posibilidades son enormes, desde la tradicional de lechuga y tomate hasta las mil combinaciones que se nos puedan ocurrir, mezcladas con frutas, con pasta, legumbres o embutidos como el queso, el jamón de York o el pavo; e incluso con yogurt. Además representan una forma alternativa, original y deliciosa de comer carnes como el pollo o el pavo cocido. Otra forma interesante de preparar las verduras y hortalizas es como cremas frías o como gazpachos, frescos y nutritivos.

Con respecto a las carnes, es recomendable no abusar de ellas y tomar más pescados porque aportan grasas saludables.

Por último, no podemos acabar nuestro paseo por la cocina del verano sin mencionar el postre veraniego por excelencia: el helado. Fresco y delicioso en cualquiera de sus sabores, es además un alimento muy nutritivo, por lo que puede ser una opción más para terminar una comida de verano.

 


 
  Copyright © Portal Mundo World, S.L.
Todos los derechos reservados
Gestion y Marketing en Internet

SALUD-DIETAS
PORTALMW
Página de Inicio
ACTUALIDAD
ÁREA COMERCIAL
ENLACES
CULTURA
VIAJES
SERVICIOS
Economía
El Tiempo
Deportes
La Bolsa
Noticia del día
Política
Sociedad
Última hora
Tiendas
Subastas
Subastas B2B
B2B (Comercio)
Anuncios clasificados
Empresas
Web's
Ciencia
Derecho
Motor
Prensa Nacional
Prensa Rosa
Prensa Internacional
Museos
Educación
Arte
Teatro
Literatura
Mundo Cultural
Agenda Cultural
Cine
Reservar Alojamientos
Buscadores
Test de Velocidad